Dona a través de Aporta

paths of peace

Corredores Humanitarios

Corredores Humanitarios
Tipografía

Logos Organizaciones

Los corredores humanitarios son el fruto de una colaboración ecuménica entre cristianos católicos y protestantes: la Comunidad de Sant’Egidio, la Federación de Iglesias Evangélicas, las Iglesias valdesa y metodista han decidido unir sus fuerzas para impulsar un proyecto humanitario.

Los corredores humanitarios prevén la llegada a Italia, durante dos años, de mil refugiados del Líbano (mayoritariamente sirios que han huido de la guerra), de Marruecos (donde llega gran parte de las personas que provienen de países subsaharianos afectados por guerras civiles y por la violencia difusa) y de Etiopía (eritreos, somalíes y sudaneses).

Se trata de un proyecto piloto, el primero de este tipo en Europa, y tiene como principales objetivos:

  • Evitar los viajes con barcas a través del Mediterráneo, que ya han provocado un altísimo número de muertos, muchos de ellos niños;
  • Impedir la explotación de los traficantes de personas que se lucran con aquellos que huyen de la guerra;
  • Permitir que personas en "situaciones de vulnerabilidad" (por ejemplo, además de personas que son perseguidas y torturadas, también familias con niños, ancianos, enfermos y personas discapacitadas) entren legalmente en territorio italiano con un visado humanitario y tengan la posibilidad de presentar posteriormente la petición de asilo;
  • Permitir que entren en Italia de manera segura para ellos y para todos, porque para emitir el visado humanitario serán necesarios varios controles por parte de las autoridades italiana.

 

De Beirut a Roma el lunes 29 de febrero de 2016

El primer grupo que utilizó los corredores humanitarios –tras la llegada a principio de febrero de una sola familia por motivos de salud– está formado por 93 refugiados, de los que 41 son menores. Son originarios de varias ciudades sirias como Homs, Alepo, Hama, Damasco y Tartous. En su mayoría son musulmanes, pero también hay cristianos. Llevan unos tres años viviendo en el Líbano, en pequeños campos espontáneos, como el de Tel Abbas, al norte del país, a pocos kilómetros de Siria, o en otros lugares improvisados. En Italia serán alojados en varias casas y centros de acogida de Roma y en las regiones del Lacio, de Emilia-Romaña, del Trentino y del Piamonte.