Dona a través de Aporta

paths of peace

En un momento difícil para toda la comunidad internacional, ante un escenario cada vez más preocupante por las guerras abiertas y por el éxodo de pueblos enteros, las grandes religiones mundiales han decidido secundar la propuesta de la Comunidad de Sant’Egidio de citarse en Tirana del 6 al 8 de septiembre para realizar un encuentro que llevará por título "La paz siempre es posible".

¿Podemos aceptar resignarnos ante la guerra? Quizás sí, si nos retiramos a nuestros pequeños mundos de paz, en un rincón protegido, en un país. Pero la guerra, la cultura de la guerra, nos asedia, aunque sea solo con los refugiados. Una paz solo para nosotros, sin buscarla para los demás, no solo no es justa sino que ya no es posible.

Desde Tirana surge una exigencia para todos: que nazca, que renazca un gran movimiento de corazones, de mentes, de voluntades por la paz. ¡Sí, un nuevo movimiento por la paz! Es una exigencia que surge de lo más profundo de las religiones. Brota del horror por la guerra. Del grito de muchos que sufren. Un movimiento de paz inspirado por las religiones, que no se resigna a la guerra y al dolor de muchos. Tenaz como una oración que no se cansa, como un sueño que no termina.

Como líderes de religiones y culturas distintas sentimos el imperativo moral de ayudar al mundo a no destruirse, a no dejar morir los sentimientos de humanidad.